1 Oct 2022 -  Publicado en Blog sobre IT y Tecnología
Servidores dedicados vs Servidores virtuales – Cuál elegir

Servidores dedicados vs Servidores virtuales – Cuál elegir

A la hora de abordar un proyecto empresarial o profesional es muy importante disponer de la mejor infraestructura TI que permita la gestión y acceso ágil y eficiente a las plataformas e información. La elección de servidores es una decisión muy importante pues son elementos clave dentro del sistema informático de una organización o empresa.

Elegir entre servidores virtuales o dedicados dependerá de los objetivos y necesidades de cada empresa, pues cada uno de estos tipo de servidor ofrecen puntos fuertes que deben tenerse en consideración.

¿Qué es un servidor dedicado?

Un servidor dedicado es una máquina física que dedica todos sus recursos al cliente que lo contrata, disponiendo además de todos los privilegios de acceso para poder configurarlo de forma personalizada, instalar el sistema operativo, y asumir la responsabilidad del mantenimiento y actualización del software.

Dentro de los servidores dedicados podemos distinguir entre los administrados (su configuración y seguridad es responsabilidad del proveedor de servicios) y los no administrados (el proveedor solo proporciona el hardware, la conectividad y las herramientas y panel de control, quedando el resto de aspectos en manos del cliente).

¿Qué es un servidor virtual?

Un servidor virtual o VPS (Virtual Private Server) es un entorno virtual que simula un servidor físico, contando con sus propios recursos y sistema operativo. En un mismo servidor físico la empresa proveedora crea distintos servidores virtuales gracias a la tecnología de virtualización, lo que permite ofrecer a los clientes servidores virtuales que se encuentran aislados de los otros que se alojan en el mismo servidor físico.

Este tipo de servidores es uno de los más utilizados en la actualidad pues permite acceder a servidores con características propias de un dedicado, a un precio mucho más ajustado.

Diferencias entre un servidor dedicado y un servidor virtual

A la hora de seleccionar el mejor servidor para tu empresa es importante que conozcas las diferencias más relevantes entre los servidores dedicados y los virtuales, pues así podrás seleccionar el que mejor se adapte a las necesidades y características particulares de tu negocio.

Rendimiento

Si buscas el mayor rendimiento con un servidor dedicado dispondrás de todos los recursos del servidor para tu uso (memoria RAM, almacenamiento, capacidad de proceso…). En un servidor virtual estarás utilizando los recursos contratados exclusivamente para ti, pero el total de recursos y capacidad del servidor físico estará dividido entre los distintos servidores virtuales que contengan.

Para obtener el mayor rendimiento de un servidor la mejor opción es apostar por un servidor dedicado, aunque bien es cierto que en un servidor virtual se puede contratar los recursos que realmente necesita tu empresa y que garantizan el rendimiento requerido.

Seguridad

Por regla general, es más seguro para una empresa utilizar un VPS que un servidor dedicado si hablamos de seguridad. La razón es que el servidor virtual está aislado del resto de servidores del servidor lo que implica que cualquier incidente de seguridad de otros servidores no afectará al VPS. Además, junto a la tecnología de virtualización que encapsula el servidor virtual, también existen otras tecnologías como el balanceo de carga, la réplica de servidores o la redundancia que garantizan una disponibilidad total del servidor, incluso si sufre ataques externos.

En cuanto a los servidores dedicados, la seguridad puede recaer en la empresa, o ser asumida por el propio proveedor de servicios (servidores administrados).

Precio

El precio es uno de los factores clave de diferenciación entre ambos tipos de servidores. Cuando una empresa contrata un servidor dedicado, lo hace de una máquina física completa, mientras que si opta por un VPS solo estará contratando un espacio virtual dentro de una máquina física. Por lo tanto, debido a los costes para el proveedor de servicio, el precio de un servidor dedicado es más bajo que el de un servidor dedicado.

Flexibilidad / Escalabilidad

En el aspecto de la flexibilidad y la escalabilidad, es decir, la capacidad para modificar o ampliar los recursos, el servidor virtual es la mejor alternativa. Se trata de servidores que pueden ampliar sus recursos en cualquier momento sin necesidad de cambiar de servidor o de tener que interrumpir el servicio, realizando el proceso casi de forma inmediata.

En un servidor dedicado, un aumento de sus recursos implica una modificación de su hardware, con los efectos negativos que esto supone (inversión en hardware o interrupción del servicio, por ejemplo).

Consumo

Un servidor dedicado tiene mayor consumo que un servidor virtual porque se trata de una máquina física, mientras que el virtual es solo un parte dentro de una máquina física. Lo habitual es que este tipo de servidores se encuentren dentro de centros de datos (datacenters) por lo que los costes de consumo son asumidos por el proveedor de servicios (que en su política de negocios ya lo repercuten en los precios de sus servicios).

Conclusiones

Hemos visto las principales características que difieren de un servidor dedicado de uno virtual. Apostar por un servidor virtual o por un servidor dedicado es una decisión importante que debes tomar según el tipo de proyecto que abordes o las necesidades y objetivos de tu empresa.

Entradas recientes
Los servidores dedicados son ideales para proyectos que requieran el máximo rendimiento o un alto grado de personalización y control en aspectos como la configuración, ...
Más información
A la hora de abordar un proyecto empresarial o profesional es muy importante disponer de la mejor infraestructura TI que permita la gestión y acceso ágil y eficiente a...
Más información
La dependencia tecnológica y de los sistemas informáticos de las empresas actuales requieren que disponga de un buen servicio de infraestructura IT que garantice la me...
Más información